Contacto
  • Buscador
  • Cromatógrafo de gases con Head-Space y detector de captura electrónica.

    Destinado a la determinación de compuestos volátiles halogenados como el cloroformo, el tricloroetileno y el percloroetileno, entre otos. Los SVH son compuestos orgánicos cuyo punto de ebullición es relativamente bajo. La técnica Head-Space aprovecha esta propiedad física para separarlos de su matriz acuosa. La muestra se coloca en el interior de un vial cerrado que se calienta a una temperatura determinada y el aire contenido dentro del espacio de cabeza del vial se transfiere al inyector del cromatógrafo de gases. La separación cromatográfica se realiza dentro de una columna adecuada. Un detector de captura de electrones específico para moléculas con elementos halógenos detecta los diferentes compuestos.

    Cromatógrafo de gases - Masas.

    Se trata de un aparato de tecnología punta que, combinando las propiedades físicas y químicas de la muestra y las técnicas cromatográficas, permite analizar un amplio abanico de sustancias químicas orgánicas. Por ejemplo, es capaz de determinar cualquier pesticida en agua a niveles de nanogramo por litro, es decir, concentraciones del orden de la millonésima parte de un miligramo en un litro de agua.

    El equipo no sólo permite controlar todos los compuestos orgánicos regulados por la legislación vigente (por ejemplo, hidrocarburos aromáticos policíclicos), sino que también puede controlar los niveles de compuestos generadores de sabor y olor no nocivos para la salud pero que influyen en la calidad organoléptica.

    La barra magnética absorbente, conocida como "twister", permite realizar una extracción rápida y altamente eficiente de los compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles presentes en agua y otro tipo de matrices polares. El twister es una barrita de agitación magnética recubierta por un polímero que presenta una capacidad de absorción muy superior a la de las tradicionales fibras de microextracción en fase sólida (SPME). Mediante la agitación magnética, el twister extrae los compuestos orgánicos presentes en la muestra. A continuación la barrita se coloca en la TDU, donde se lleva a cabo la desorción térmica de los analitos, que posteriormente se conducen hacia el sistema de inyección CIS 4 y luego se transfieren al sistema de cromatografía CG/MS, donde se realiza la separación y detección de los diferentes compuestos.

    Entre las ventajas del twister, respecto a los métodos analíticos tradicionales en el análisis de compuestos orgánicos a nivel traza, debemos destacar:

    - Su facilidad de uso, lo cual evita manipulaciones complejas de la muestra y extracciones con solventes orgánicos generalmente de elevada toxicidad.
    - Su durabilidad, ya que se trata de barritas reutilizables.
    - Los bajos límites de detección que permite obtener la técnica.
    - Su reproducibilidad.
    - La gran cantidad de aplicaciones entre las que podemos destacar el análisis de alimentos, fragancias, bebidas, aguas potables y residuales, fluidos biológicos, etc.

    Cromatógrafo iónico

    El método se basa en la separación de los iones por cromatografía en fase líquida mediante una columna de separación. La fase estacionaria es un intercambiador iónico de baja capacidad, y como fase móvil se utiliza una solución acuosa de ácidos débilmente disociados. Los iones se detectan con un detector conductimétrico que utiliza un sistema supresor post columna que disminuye la conductividad del eluyente. Con el cromatógrafo iónico se determinan aniones como bromuro, fluoruro, cloruro, nitrato y sulfato. Por lo que respecta a los cationes pueden determinarse el calcio, magnesio, sodio y potasio.